RSS

1º de ESO (2). Geografía e Historia: Forma, representación y localización de puntos sobre la superficie terrestre

La Tierra tiene forma aproximadamente esférica, ligeramente achatada por los polos, por lo que se suele identificar con un elipsoide de revolución (una especie de esfera achatada producida por el giro de una elipse en torno a un eje), como se observa en la imagen de la izquierda. Pero si consideramos también las desigualdades del relieve de la superficie terrestre (y las anomalías gravitatorias que sobre ella existen), llegamos a la conclusión de que su forma exacta es irregular y recibe un nombre: el geoide, que es la imagen que vemos debajo a la derecha.

 

 

Para poder desplazarnos y viajar por su superficie con seguridad, hemos desarrollado, a lo largo de los siglos, distintos instrumentos y métodos que nos han permitido, en primer lugar, orientarnos al desplazarnos (la brújula, los puntos cardinales y la rosa de los vientos), representar los territorios visitados (mapas) y, finalmente, localizar con exactitud cualquier punto de la superficie (Coordenadas geográficas).

  • Orientación en el espacio: Ya vimos en la página 1 cómo el movimiento relativo del sol sobre el horizonte definía los llamados cuatro puntos cardinales: Este (por donde sale el sol), Oeste (donde se pone), Norte (Punto intermedio orientado hacia el polo norte) y Sur (Punto intermedio orientado hacia el polo sur). Cada uno marca una dirección y entre ellos se pueden marcar direcciones intermedias (noreste, sureste, suroeste y noroeste). Al dibujo que representa el conjunto de esas direcciones lo llamamos rosa de los vientos, que recibe ese nombre por los vientos que soplaban en las distintas direcciones , en épocas en las que la navegación a vela dependía de ello.

    Como la Tierra tiene su propio campo magnético con dos polos (norte y sur, casi coincidentes con los extremos del eje de rotación terrestre), se ha inventado un instrumento como la brújula que, al indicar hacia el norte magnético, nos permite conocer en todo momento y lugar las direcciones exactas que tomamos.

     

     

     

  • La Representación de la superficie terrestre se hace a través de los globos terráqueos (como el de la imagen superior) y los mapas. Al poder conocer el rumbo en un viaje, cabía la posibilidad de ir marcando la posición aproximada de los lugares visitados o, desde el mar, dibujar la linea de la costa. Cuando tuvimos suficiente información sobre nuestro planeta y, sobre todo, una vez demostrada su forma esférica, se intentó representar toda su superficie en un mismo soporte, bien sobre una esfera a escala de la Tierra (globo terráqueo), bien sobre un plano (planisferio). Si se intentaba esto último, era imposible llevarlo a cabo sin cometer ciertas irregularidades o distorsiones, ya que una superficie esférica no se puede desarrollar sobre un plano.
  • La localización de puntos sobre la superficie terrestre, de forma exacta, es posible gracias a las coordenadas geográficas, un sistema de referencia basado en dos coordenadas, latitud y longitud, que marcan la posición en horizontal de un punto, más una que lo sitúa en vertical: la altitud. De esta manera, tal como veremos más abajo, cualquier lugar situado sobre la superficie terrestre puede ser localizado de manera precisa.

En definitiva, trataremos en esta página de explicar principalmente, los instrumentos de representación de la Tierra y, a continuación los de localización. Pero en primer lugar, observemos qué líneas imaginarias habremos de tener en cuenta para empezar.

1. Líneas de referencia imaginarias sobre la superficie terrestre

El hecho de que la Tierra tenga una forma que puede asimilarse a una esfera, permite marcar y trazar puntos y líneas imaginarias de referencia sobre su superficie, que nos van a ser de gran utilidad para localizar lugares concretos, para viajar, para entender la distribución de todo tipo de fenómenos,  los climas, etc.

  • En primer lugar, el eje sobre el cual gira la Tierra define dos puntos: los polos Norte y Sur.
  • En segundo lugar, si trazamos un círculo máximo que corte perpendicularmente dicho eje, dividimos a la Tierra en dos hemisferios (o semiesferas), es decir, en dos mitades iguales llamadas Hemisferio Norte y Hemisferio Sur. A la circunferencia que las separa la denominamos Ecuador. Desde el Ecuador, y paralelos a él, podemos trazar infinitos círculos en cada uno de los dos hemisferios, tanto hacia el Norte como hacia el Sur. Cada uno de esos círculos menores recibe el nombre de paralelo.
  • En tercer lugar, si trazamos un círculo máximo que pase por los polos, estaríamos trazando un meridiano. Podemos trazar un número infinito de meridianos, pero debemos elegir uno de forma convencional que nos permita numerar todos los demás. Lo llamaremos Meridiano 0 o Meridiano de Greenwich y, a partir de él, dividiremos el planeta en otros dos Hemisferios: el Hemisferio Oriental  (Este) y el Hemisferio Occidental (Oeste). Tal como se representa en el siguiente mapa

2. La representación de la Tierra: las proyecciones y los mapas.

Un mapa se define como una representación de la superficie terrestre o de una parte de ella, que reúne tres requisitos:

  • Está hecha a escala, es decir, debe guardar una relación exacta con la realidad, que siempre es de reducción, y que se puede representar de forma numérica (por ejemplo, 1:100.000, que significa que hemos reducido 100.000 veces la realidad) o de forma gráfica (un segmento que indica la equivalencia entre las unidades reales y las del mapa) para. Se habla de mapas a gran escala cuando se representan territorios pequeños y se pueden observar detalles de los mismos, y son de pequeña escala aquellos que abarcan grandes territorios que deben reducirse muchísimo, tales como países, continentes o el mundo entero.
  • Es selectiva, es decir, no se puede representar todo lo que existe sobre la superficie, por lo que debemos seleccionar lo que nos interese. De ahí que existan diversos tipos de mapas (físicos, políticos, climáticos, etc.), según lo que hayamos seleccionado para ser representado en función de nuestras necesidades.
  • Es simbólica, es decir, representa todo lo anterior mediante símbolos que todos podamos comprender, como por ejemplo líneas azules para representar ríos, rojas para las carreteras, colores diversos y curvas de nivel para representar el relieve, o puntos negros o pequeñas áreas cuadrangulares en tonos rojos que representan ciudades, etc.

Bajo estas líneas tenemos un mapa de la ciudad de Madrid y sus zonas circundantes en el que puedes ver reflejado todo lo dicho antes. Se trata de un mapa topográfico (que representa el relieve) a gran escala (1:25.000) que nos permite visualizar detalles como el trazado urbano o núcleos de población cercanos a Madrid, al tiempo que, mediante el uso de curvas de nivel (líneas que unen puntos de igual altitud) nos permite conocer la altitud sobre el nivel del mar y las formas de relieve e irregularidades del terreno.

Mapa de Madrid

Existen también, tal como se indicó arriba, los llamados mapas temáticos, en los que se representan temas o asuntos tan variados como los estados y sus divisiones administrativas, la distribución de la delincuencia en un territorio determinado, los climas, la población, las vías de comunicación, etc. A continuación vamos a ver un mapa a pequeña escala (si observas la escala gráfica, un segmento de 1cm. en el mapa representa aproximadamente 100 km. en la realidad) en el que se muestran distintas áreas en España con diferente riesgo de desertificación. Si te fijas bien, están separadas por líneas que unen puntos de igual valor que se denominan isolíneas. Definen áreas (o coropletas) que se colorean de forma distinta en función del valor que representan .

desertificacion_mapa_España

Elaborar mapas es una tarea compleja que comienza con la elección de una proyección. Las proyecciones son métodos para representar una superficie esférica en un plano, asumiendo siempre que contaremos con algún tipo de distorsión, dado que es técnicamente imposible desarrollar una esfera sobre un plano.

Existen distintos tipos de proyecciones, por lo que elegiremos aquella que mejor se adapte a la finalidad del mapa que vamos a elaborar, entendiendo que asumiremos algún tipos de deformación. En este sentido, podemos hablar de tres tipos de proyecciones:

  • Equidistantes: son aquellas que mantienen las distancias proporcionales a la realidad, pero no se pueden mantener las superficies ni las formas. Se utilizan en navegación.
  • Equivalentes: son las que mantienen las superficies proporcionales a la realidad, pero se modifican las distancias. Se utilizan en tratados internacionales.
  • Conformes: Mantienen las formas de la superficie, pero varían las superficies y/o las distancias. Se utilizan en la educación, entre otras.

Por otro lado, según el objeto sobre el que se realicen las proyecciones, existen también tres tipos básicos:

  • Planas, polares o acimutales: Se proyecta la superficie sobre un plano que, normalmente, tiene su centro en uno de los polos, por lo que se mantienen fieles las áreas representadas.
  • Cónicas: se proyecta la superficie sobre el interior de un cono que es tangente a un paralelo terrestre, y que al desarrollarse, muestra un mapa que mantienen las formas bastante fieles a la realidad.
  • Cilíndricas: se proyecta la superficie sobre un cilindro que al desarrollarse muestra un mapa en el que las distancias son proporcionales a la realidad. Son las más utilizadas.

 

 

Actualmente, en la elaboración de mapas se usan fotografías de satélite. que pueden  llegar a abarcar el mundo entero, aunque la necesidad de dar una forma plana al mapa, obliga a usar también recursos propios de las proyecciones tradicionales. Debajo tenemos una imagen de un mapamundi compuesto por imágenes de satélite, conocida como proyección de Robinson

Robinson_projection_SW

3. Localización de puntos en la superficie: Coordenadas geográficas

En el mapa anterior podemos observar una serie de líneas que representan paralelos y meridianos y que, en conjunto, forman una especie de cuadrícula. Conocemos el nombre de dos de ellas: el Ecuador y el Meridiano 0. Si nos fijamos bien en la imagen inferior, por cualquier punto de la superficie terrestre, por ejemplo, por la ciudad de El Cairo, pasa un meridiano que une los dos polos mediante una línea que pase por dicho punto, y un paralelo, o línea paralela al Ecuador que pase también por El Cairo.

coordenadas

Cada paralelo se encuentra a una determinada distancia del Ecuador. Como nos desplazamos por una superficie esférica e irregular, la mejor manera de medir dicha distancia es a través del ángulo que forma la apertura del arco que, desde el centro de la Tierra, se abre entre el Ecuador y dicho paralelo. A dicha distancia angular (30º en el caso del paralelo que pasa por El Cairo) se le llama latitud. Puede tratarse de latitud Norte, cuando calculamos distancias entre el Ecuador y el Polo Norte, y latitud Sur, cuando lo hacemos entre el Ecuador y el Polo Sur.

Igualmente, cada meridiano se encuentra a una determinada distancia del meridiano 0, por lo que procedemos de la misma manera que con los paralelos, y calculamos la distancia angular entre el meridiano 0 y el meridiano que pasa por el punto dado (31º para el meridiano de El Cairo). A esta distancia se le denomina longitud y, dependiendo de si se trata del Hemisferio Oriental o el Occidental, hablaremos de longitud Este o de longitud Oeste. En la doble figura de abajo, podemos ver esto con más claridad.

Longitud_y_latitud

También puedes echar un vistazo a esta presentación sobre la Geografía y su principal herramienta, los mapas, en la que se resumen algunos de los aspectos tratados anteriormente y se amplía el número y variedad de imágenes, incorporando algún sencillo ejercicio para comprender los conceptos mejor.

4. Las grandes unidades de relieve e hidrográficas y los mapas físicos del mundo

El estudio de los mapas físicos del mundo nos permitirá conocer el escenario en el que se desarrollan los fenómenos, procesos y hechos que afectan a las seres humanos en la actualidad, así como comprender mejor la evolución de las sociedades humanas a lo largo de la historia, y en qué medida ha influido el medio en ella. Igualmente, en un mundo cada vez más visitado, interrelacionado y globalizado, el conocimiento de los rasgos físicos de las tierras y océanos que lo conforman, tiene un enorme interés.

Comenzaremos definiendo y señalando las grandes unidades, como son los continentes, océanos y grandes mares e islas. Observa en el mapa la localización de continentes y océanos, y busca en un atlas la ubicación de los mares e islas más importantes del mundo:

  • Continentes: Son grandes áreas de la corteza terrestre que emergen por encima de los mares y océanos y están compuestos por distintos tipos de roca, entre las que destaca el granito. Los grandes continentes son América, Europa y Asia (ambos formarían un único continente llamado Eurasia), África, Oceanía y la Antártida.
  • Islas:  Son porciones de terreno que están completamente rodeadas de agua. Pueden formar parte del continente, del cual han quedado aisladas al subir el nivel del mar, o bien formarse por volcanes a partir de fisuras por las que asciende lava, procedente del manto terrestre. Las más grandes son Groenlandia, Nueva Guinea, Borneo, Madagascar, Sumatra, Honshu (Japón), Gran Bretaña, Célebes,  Isla Sur (Nueva Zelanda) y Java.
  • Océanos: Son grandes masas de agua salada que ocupan grandes cubetas entre los continentes y forman la parte principal de la hidrosfera. Los grandes océanos son Pacífico, Atlántico, Índico, Glacial Ártico y Glacial Antártico.
  • Mares: Son masas de agua de menor entidad que los océanos y que suelen ocupar grandes entrantes de los continentes o zonas que se encuentran entre ellos. Los mares principales son los de Bering, Caribe, del Norte, Mediterráneo, Rojo, Arábigo, de China Meridional, de China Oriental, de Japón y de Ojotsk. 
Continentes y Océanos

Continentes y Océanos

Puedes descargarte también para trabajar con él, este estupendo Mapa Fisico del Mundo del Instituto Geográfico Nacional.

A continuación, definiremos las principales unidades del relieve, tanto continental, como litoral y marino, así como las distintas formas que tiene el agua de presentarse en la hidrosfera (océanos, mares, ríos, etc.), a fin de que entendamos mejor los mapas físicos del mundo.

4.1. Las formas y unidades del relieve

El relieve es el conjunto de formas que presenta la superficie de la corteza terrestre, tanto el que existe sobre los continentes e islas como el de los fondos marinos.  Es el resultado de la actuación conjunta de las poderosas fuerzas del interior de la Tierra (tectónica), que levantan y forman las montañas, y de la erosión ejercida por el agua y los fenómenos atmosféricos, que las destruyen.

Sobre los continentes y otras tierras emergidas, existen cuatro formas básicas del relieve:

  • Llanuras: áreas planas de la superficie, de altitud inferior a 200 metros.
  • Mesetas: Llanuras elevadas por encima de los 200 metros.
  • Depresiones: áreas hundidas de la corteza terrestre, de altitudes cercanas al nivel del mar o por debajo de él, que cuando son alargadas y están recorridas por ríos, se llaman valles.
  • Montañas: elevaciones del terreno que superan los 600 metros de altitud y se deben a la actuación de movimientos tectónicos (del interior de la Tierra).  Pueden ser jóvenes (más altas y de relieve muy abrupto) o antiguas (más bajas y de formas redondeadas)

 

En las costas, o zonas de contacto entre las tierras emergidas y los océanos, pueden distinguirse varios tipos de formas de relieve: cabos (entrantes de la costa en el mar), golfos (entrantes del mar en la costa), rías y fiordos (antiguos valles fluviales o glaciares inundados por el agua del mar) y penínsulas (áreas del continente rodeadas de agua por todas partes menos por una, que se llama istmo)

Costa vasca en Urdaibai

En  los fondos oceánicos y demás tierras sumergidas, existen también áreas y formas de relieve muy importantes:

  • Plataforma continental: es la zona de los continentes que queda sumergida bajo los océanos.
  • Talud continental: es el plano inclinado que une los continentes y los fondos oceánicos.
  • Llanuras abisales: grandes áreas planas que forman el fondo de los océanos.
  • Dorsales: son grandes cordilleras submarinas que accidentan las llanuras abisales.
  • Fosas: zonas hundidas de la corteza oceánica que pueden alcanzar profundidades de hasta 11.000 metros.

Relieve_oceanico

A estas formas, que podemos reconocer e individualizar sobre la superficie de los continentes y en las costas, las llamamos unidades del relieve.  Algunas de las más importantes, que debes comenzar a localizar y situar en el mapa, son las siguientes:

  • Llanuras: la Gran Llanura Europea, la Llanura de Siberia Occidental, la Gran Llanura China, las Grandes Llanuras de Norteamérica, la Llanura Amazónica y la Pampa argentina, Las cuenca del Congo y del Níger.
  • Mesetas y altiplanos: Las Mesetas de Siberia Central, de Mongolia, del Deccán, de Irán, de Arabia, de Bié, del Brasil, de Australia, el Tibet o la Meseta Castellana en España.
  • Montañas: Cordilleras jóvenes como las del Himalaya, los Zagros, los Alpes, el Atlas, las Montañas Rocosas y los Andes; y macizos antiguos como los Urales, las Guayanas, los Montes Drakensberg o los Apalaches.
  • Penínsulas: de Alaska, del Labrador, de Florida, de California, Escandinava, Kola, Kamchatka, Corea, Indochina, Malaca, del Indostán, Arábiga, de Anatolia, Ibérica, Balcánica, y Península de Somalia.
  • Golfos y bahías: Golfo de Alaska, Bahía de Hudson, Golfo de México, Golfo de Vizcaya, Golfo de Guinea, Golfo Pérsico, Golfo de Bengala, Golfo de Siam, Golfo de Carpentaria y Gran Bahía Australiana.
  • Islas y archipiélagos: Gran Bretaña, Islandia, Nueva Zembla, Japón, Filipinas, Java, Sumatra, Borneo, Nueva Guinea, Nueva Zelanda, Madagascar, Antillas y Groenlandia.

Podemos resumir y caracterizar las principales formas y unidades del relieve en los siguientes esquemas:

relieve-tipos-de-formas
relieve-costero
Relieve oceánico.PNG

4.2. La Hidrosfera

Llamamos hidrosfera al conjunto de aguas de la Tierra. Se trata de una de las dos capas fluidas que envuelven el planeta.  La otra es la atmósfera y con ella establece una relación muy estrecha a través del llamado “ciclo del agua“.

Las aguas del planeta se reparten entre los continentes y los mares y océanos.  En estos últimos se encuentra el 97,5% de la cantidad total de agua, pero se trata de agua salada, que no sirve para el consumo humano.  Por eso nos vamos a centrar en el estudio de las aguas continentales (y, en concreto, de los ríos y lagos) y en la consideración del agua dulce como un recurso que debe ser preservado.

psu-hidrografia-de-chile-3-728

Los ríos son corrientes de agua dulce que nacen en manantiales o fuentes de agua subterránea, fluyen por un cauce, reciben a través de sus afluentes todas las aguas de un territorio llamado cuenca, y desembocan en el mar, en un lago o en otro río.
los lagos son acumulaciones de agua dulce en zonas hundidas de la corteza terrestre, cuya profundidad es superior a un metro (si es menor de un metro se denominan lagunas)
Otras formas de acumulación de agua dulce sobre los continentes son los glaciares (masas de hielo que se encuentran en las zonas polares y en las grandes montañas), los acuíferos, o embolsamientos de agua subterránea, y los humedales, o zonas de aguas someras que, eventualmente, pueden secarse.

Glaciares en la cordillera del Tian Shan.

Glaciares en la cordillera del Tian Shan.

4.3. Rasgos y características del relieve y la hidrografía de los continentes

 

  • Ecuador: el círculo máximo perpendicular al eje terrestre que divide a la Tierra en dos mitades iguales llamadas Hemisferios (Norte y Sur).
  • Paralelos: cada uno de los círculos menores, paralelos al Ecuador, que se pueden definir entre éste y los polos.
  • Meridianos: Lineas imaginarias perpendiculares al Ecuador, que unen los dos polos.
  • Meridiano 0 o de Greenwich: meridiano que pasa por el Observatorio Real de Greenwich y que se eligió para iniciar el recuento de las horas y los grados de longitud en la superficie terrestre.
 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: